TOMAR CAFÉ EN FRANCIA. CUANDO NO QUEDA MÁS REMEDIO QUE IR A STARBUCKS.

TOMAR CAFÉ EN FRANCIA. CUANDO NO QUEDA MÁS REMEDIO QUE IR A STARBUCKS.

Para los amantes del café Francia es toda una herejía. Un café como el de la foto no es ni mucho menos habitual allí. Si tienes la costumbre de Portugal o Italia, te vas a acabar cabreando o bien te vas a ir a los servicios enseguida. Si te parece que es imposible empeorar el nivel medio de los cafés españoles de cafetería, Francia te sorprenderá. Ojo porque en zonas de España donde se vende la marca portuguesa Delta sube la calidad y curiosamente en la provincia de Murcia lo ponen muy bueno y en la taza adecuada.

Cuidado con pedir un café "au lait" (olé) porque te van a atizar con una taza de café de desayuno. Incluso si insistes en un "petit crème" te lo traen grande; si quieres un cortado debes pedir "une noisette". Por lo visto en los lugares donde hay turistas de países ricos suelen servir el café más grande para cobrar más. El incremento de precio en terraza es disparatado y tranquilamente triplica el precio de la barra o de la mesa en el interior. Las terrazas son para ver y ser visto, de modo que se te cobra no exactamente el café sino el tiempo de apalanque en la esquina con vistas a los que pasan.

En casa tengo una Stracto y una Dolce Gusto, así que el nivel anda alto. Quitando algunos locales donde sirven Lavaza, Illy o Segafredo, el resto es un peligro para el estómago y a veces no queda más remedio que ir al Starbucks, donde el producto es excelente aunque lo vendan a precio de cocaína y encima con vaso de cartón y palito de madera en lugar de cucharilla (mientras que un McDonalds portugués o un McCafé tienen una presentación del producto mucho mejor). También hay en Francia muchos bares de portugueses que sirven la marca Delta aunque me pareció que no sabía tan bien como el que se vende en Extremadura.

Una vez tomé un buen café en una tienda especializada del sur de Francia y la dueña me comentó que los bares locales no estaban interesados en su producto porque sencillamente querían un buen precio y no consideraban prioritaria la calidad del café.

Definitivamente Francia no es país para cafeteros, aunque no vamos allí a eso precisamente; de todos modos se agradecería que fueran subiendo la calidad para no espantar a los clientes.
Share This

1 comentario :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...