PLATOS RICOS DE FRANCIA. LA TARTIFLETTE.

PLATOS RICOS DE FRANCIA. LA TARTIFLETTE.


Lo que sale en la foto es una tartiflette. Había otras imágenes pero en esta se ve mejor. Podría parecer un bacalao con natas portugués o una lasaña italiana, más que nada porque se ve que el plato va al horno con nata por encima y queda rustidito y apetitoso. No obstante, lo que va debajo es algo tan sencillo como patatas y queso, con un poco de cebolla y pimentón. La primera vez que la vi fue en la terraza de un restaurante alpino en Chamonix, donde se come muy decentemente por menos de 15 euros, incluyendo primero, segundo y postre. Resultó que el camarero no paraba de sacar fuentes de barro humeantes y tuve que consultar el tema a los comensales de la mesa de al lado. Ya que el plato en cuestión era la susodicha tartiflette y además típica de la zona, la elección estaba clara; además era generosa y abundante.



Lo de arriba es el queso Reblochón, la clave absoluta y total de la tartiflette, un queso de montaña elaborado con leche de ciertas razas vacunas y protegido con denominación de origen. Es un queso de pasta blanda con cierto posgusto a avellana. La fórmula del plato es muy sencilla y se basa en colocar capas de patatas y de queso alternativamente para que éste último se funda armoniosamente e impregne las patatas; la nata se añade al final para dar el toque rustido. También puede llevar lo que en Francia llaman lardons, es decir, trozos de bacon. El horno hace el resto y si es de convección ni te cuento.


No hace falta ir a Saboya, en francés Savoie, para degustar el plato pero necesitaremos imperativamente el Reblochon para que salga bien. En los supermercados venden queso para tartiflette pero obviamente no es el auténtico, e incluso ofrecen preparados de tartiflette congelados o en lata para hornear pero nunca va a ser igual, obteniéndose el resultado de algo más bien parecido a un gratinado de patatas con nata.


Lo gracioso es que el plato no tiene nada de antiguo y fue diseñado expresamente por los productores del queso para animar la demanda e incentivar su uso en recetas de cocina, con un éxito arrollador.


Así que si algún día vemos la tartiflette anunciada ya sabremos de qué se trata, toda una bomba de colesterol sugerente y provocativa que sería pecado no probar. En cuanto al Reblochon, no es nada caro y está entre los mejores quesos de Europa.
Share This

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...